Sunday, May 6, 2012

AGUANTAR EXCESIVAMENTE LAS GANAS (General José Antonio Páez)

http://diariodelosandes.com/content/view/187430/105888/


1871 - General José Antonio Páez,  Fotografia realizada por  Chistiano Junior (0,07 x 0,055) 
Tomado de:


Escrito por Luis Enrique Borges   

Domingo, 06 de mayo de 2012

Los últimos años del Centauro llanero, General José Antonio Páez fueron cubiertos por un velo de misterio, principalmente, porque el ex Presidente y hombre fuerte de Venezuela por más de 30 años, así lo quiso. José Antonio Páez escribió su autobiografía en su exilio en Nueva York, es decir, después de 1.863, publicándola en 1.869, pero este recuento de su vida culmina en 1.850, en pleno apogeo de su gloria... Su declive comenzó al triunfar la Revolución Federal en 1.863, el entonces anciano General Páez, derrotado y calificado como el Rey de los araguatos, se marchó al exilio. Llegó a Nueva York con escasos recursos, pero siendo una leyenda viviente. Ese José Antonio Páez no sólo era un militar y político, era un hombre de gran cultura, que hablaba correctamente varios idiomas, un ser que sabía de teatro y música, llegando incluso a incursionar en la composición y la actuación. Nada quedaba del llanero inculto que supo ponerse al frente de las huestes de José Tomás Boves y rivalizó con Bolívar el poder supremo. Evidentemente, Barbarita hizo una extraordinaria labor al convertir al tosco general en un dandy... José Antonio Páez vivió 10 años en Nueva York, hasta pasar a la inmortalidad, En Un Día Como Hoy, 6 de mayo de 1.873.

José Antonio Páez se convirtió prontamente en un personaje importante, una atracción, el exótico militar, sobreviviente a una epopeya libertadora. Había que exhibirlo, por eso llegó a dirigir una parada, un desfile ante el Presidente de los Estados Unidos. La vida para Páez era un cóctel, una cena, un baile de gala, algún discurso ante un público medio dormido. Apariencias que en nada significaban estabilidad económica, más es de suponer que dada la dignidad histórica de Páez, tampoco andaba buscando dádivas. Así que una de las primeras actividades prácticas de nuestro ex Presidente fue traducir del francés al inglés, las Máximas Guerreras de Napoleón, publicando al poco tiempo, sus memorias. En 1.867, José Antonio Páez recibió un inesperado reconocimiento, pues el Gobierno de Venezuela le envió un diploma que lo acreditaba como "Ilustre Prócer de la independencia", más como los títulos no dan de comer por sí solos, Páez, después de viajar por Brasil y Uruguay, se instaló en Argentina, como representante de ventas de Horacio Lewis, quien fabricaba una máquina para desollar reses. En argentina, Páez recibió grandes honores, incluso fue admitido en las fuerzas armadas, con el cargo de Brigadier General.

El anciano General José Antonio Páez fue un extraordinario conversador, sobre todo al narrar sus hazañas, esto le permitió crear una épica muy particular, presentando ante los atónitos escuchas una Venezuela misteriosa, más de realismo mágico que de noción geográfica-histórica. Fue un éxito. Alma y centro de reuniones, era un caballero que sabía lucirse en los más elegantes salones, pues cantaba, tocaba el piano, actuaba personajes de Shakespeare y otras grandes del teatro universal, recitaba y un héroe que había arriesgado la vida en cientos de batallas. Se cuenta incluso, que sus problemas prostáticos se originaron al aguantar excesivamente los ganas de orinar, para no mostrarse débil ante las damas... En 2 oportunidades marchó al exilio. El primero en 1.848, el segundo en 1.850 y el tercero y final desde 1.863, inmediatamente después del triunfo de la Federación, ya sin regreso, fijó residencia en Nueva York, pero luego viajó a la Argentina y Uruguay en 1.868, Bolivia en 1.870, Perú y Colombia en 1.872. Sus últimos años los vivió de manera estable, recibiendo honores de Panamá, Perú y México, dejando de existir En Un Día Como Hoy, 6 de mayo de 1.873 a la edad de 82 años. Los restos del ilustre desterrado no retornaron al país sino en 1.888 y allí están, en el Panteón Nacional, no en Achaguas ni en parte alguna de Los Llanos, como él había querido.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home