Tuesday, May 26, 2009

Con los Caballos del Llano seremos invencibles (Gral. José Antonio Páez)


Para febrero de 1817, los únicos territorios libres en la Capitanía General de Venezuela y la Nueva Granada frente al ejército expedicionario del Brigadier Pablo Morillo eran los llanos en la cuenca del Orinoco con una extensión aproximada de 240.000 Km2, que abarcaban las sabanas de lo que conforman hoy en día los estados, Apure, Barinas, Portuguesa, Cojedes, Guárico, parte de Anzoátegui y Monagas. Los cuales se extendían a su vez a los llanos orientales de lo que hoy es la Republica de Colombia en los Departamentos Arauca, Casanare, Meta y vichada.

El Teniente General Pablo Morrillo, había partido el 17 de febrero de 1815, de Cádiz con diez barcos de guerra, cuarenta y dos transportes en los cuales viajaban quinientos oficiales y diez mil soldados, encuadrados en seis regimientos de infantería y otras unidades de caballería, ingeniería, artillería y servicios.

La expedición llegó el 7 de abril del citado año a la isla de Margarita, donde inicia Morillo sus operaciones militares y políticas que llamó de "...pacificación de Costa Firme...". De Margarita se trasladó a Caracas, Puerto Cabello poblaciones estas que sometió.


Morillo se dirige luego a Cartagena de Indias a la que pone en sitio desde el 6 de diciembre de 1815, hasta diciembre de ese año, cuando logra entrar con sus fuerzas a la ciudad. En 1816 logra controlar al resto de la Nueva Granada. Para finales de ese año decide Morillo regresar nuevamente a Venezuela junto a Latorre para someter la resistencia de Simón Bolívar, Juan Bautista Arismendi, José Tadeo Monagas, Manuel Piar y especialmente a José Antonio Páez, al bajar de la Nueva Granada hacia los llanos que riegan el Arauca el Apure.

Indudablemente que el General José Antonio Páez era quien controlaba ese vasto e inmenso territorio (parte de las Provincias de Caracas, y Barinas) a través de su caballería, actuado con suficiente movilidad y maniobrabilidad frente a los españoles y o realistas enfrentando a Morillo y parte de su ejército expedicionario quien deseaba batirlo sin poder lograrlo.


Es el mismo General Páez quien nos describe en una de sus primeras comunicaciones en febrero de 1817, a Simón Bolívar, su opinión sobre los hombres que comanda, su visión táctica y estratégica de los llanos al señalarle, que poseía bajo su mano un ejército de voluntarios de cuatro mil guerreros, que para esa fecha ya se habían enfrentado en contra de los realistas en trece oportunidades, saliendo triunfantes en las misma. Le señalaba a su vez a Simón Bolívar que tenía bajo su control todos los caballos del llano, negándoles el acceso de estos a los españoles, que solo con su caballería era suficiente para libertar a Venezuela pero que necesitaba fusiles, pólvora, plomo, piedra de chispa. Señalándole además que mientras tuviera el control de los caballos en la región de los llanos serian invencibles.


Presentamos a continuación la narración y descripción del General Páez de su comunicación a Simón Bolívar del 17 de febrero de 1817. Desde su Cuartel General en el Caño del Rosario. En los Llanos de Apure.


18 de febrero de 1817.


Excmo. Señor Jefe Supremo



“...Cuando me llego a mi noticia que V.E. con abundantes recursos, se había dejado ver en las costas de Venezuela para continuar la guerra contra los españoles, mis esperanzas se multiplicaron al considerar tan inmediata la libertad de Venezuela y la de la Nueva Granada, creyéndola más segura cuando llegó a mis manos el oficio de V.E de 16 de enero último; mis deseos Excmo. Señor, y los de este ejército de mí mando no son otros que los de contribuir a la libertad de nuestra patria: con este fin militan más de 4.000 guerreros que voluntariamente han tomado las armas y con un valor y constancia sin igual han peleado contra los tiranos que oprimen a Venezuela. Trece acciones campales hemos tenido y en todas ellas han triunfado nuestras armas.


El patriotismo, la constancia y el valor son las virtudes de estos republicanos. No tienen otro interés que la salvación de su país. Tropas de esta clase son dignas de toda consideración y acreedoras al más alto concepto de nuestros compañeros de armas. El ejército de mi mando es más que suficiente para dar la libertad a Venezuela, si con prontitud me auxilian con fusiles, pólvora, plomo y piedras de chispa. Todos los caballos del llano los tengo reunidos. El enemigo carece de estos recursos y mientras los tengamos nosotros seremos invencibles...”

“...Cuartel General en el Caño del Rosario.
José Antonio Páez

Tomado de: Bolívar Epistolarios Bolívar-José Antonio Páez, José Antonio Páez-Bolívar. Caracas: Servicio Grafico Editorial S.A 1983. Págs. 220

Labels: , , ,

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home