Monday, June 8, 2009

En la más absoluta miseria en las inmensidades del Llano(General José Antonio Páez).


El paso de los Llanos, en 1819. Oleo Jesús María Zamora, 1910. 145x200 cm. Academia Colombiana de Historia, Bogotá



La guerra de emancipación en Venezuela fue un de las más sangrientas en la América española, por el comportamiento de algunos jefes realistas que conllevo a su vez a que Simón Bolívar, dictara su famoso decreto de Guerra a Muerte señalado por algunos autores como un documento terrible y cruel pero necesario para que los criollos se interesaran por la independencia y a su vez aterrorizar a los españoles.


Toda esta situación conllevo a un éxodo y desplazamiento de la población hoy día serian señalados desplazados como refugiados, desplazados muchos de estos migraron a los llanos a ponerse bajo el amparo y protección de Páez y otros jefes patriotas en la más extrema miseria.

Es el General Santander, quien nos refiere las condiciones de los patriotas en los llanos al señalar:

“...Durante la campaña de los llanos de 1816 a 1818 se hacia la guerra a los españoles con caballería y muy poca infantería. La movilidad del arma de caballería, la facilidad de atravesar a nado los ríos y caños crecidos, el conocimiento práctico del territorio, la abundancia de ganados que era el único alimento de las tropas, la carencia de hospitales, de parques y provisiones, daban a las tropas independientes ventajas muy considerables sobre los españoles...”


“...Los caballos y el ganado se tomaban donde estaban, sin cuenta alguna y como bienes comunes; el que tenia vestido lo usaba, el que no, montaba desnudo su caballo con la esperanza de adquirir un vestido en el primer encuentro con el enemigo. Habituados los llaneros a vivir con carne sola, y a robustecerse sufriendo la lluvia, no temían la falta de otros alimentos ni el crudo invierno de aquel territorio...”


“...Nadadores por hábito, ningún río los detenía en sus marchas; valerosos por complexión, ningún riesgo los intimidaba. De aquí puede inferirse que los oficiales, soldados y emigrados que no eran llaneros, pasaron trabajos y privaciones apenas concebibles...”


“...el reclutamiento se hacía siempre general de toda persona capaz de tomar un arma; nadie estaba exceptuado. Así fue que en los combates del Yagual y de Mucuritas tenían su lanza los abogados, los eclesiásticos y toda persona que podía usarla. Hasta el año de 1818 todos estaban forzados a vivir y marchar reunidos: militares y emigrados, hombres, mujeres viejos y niños, todos se alimentaban de una misma manera con carne asada sin sal, y todos iban descalzos...”


Tomado de:
Restrepo José Manuel Historia de la Revolución de la Republica de Colombia en la América Meridional. Paris: Besanzon imprenta de Jose Jacquin 1858. Págs. 308.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home