Saturday, February 6, 2010

La Campaña de 1818, o la Campaña del Centro, la Toma de las Flecheras en el paso del rio Apure por el General José Antonio Páez.


La Lamina VI.- Ramón Páez, Toma de las flecheras litografía; de17x 10.5 cm, copia de un antiguo cuadro al oleo. Publicada en la Opinión Nacional, el 13 de Junio de 1890, No 6216. Reproducida a su vez en el Cojo Ilustrado, del 15 de de mayo de 1897, No 130.

Tomada de la lamina VI De la Toma de las Flecheras Pàg 70

La Campaña de 1818, o la Campaña del Centro, la Toma de las Flecheras en el paso del rio Apure por el General José Antonio Páez. Y el Coronel Aramendi con 50 hombres de caballería. El 06 de febrero de 1818. I. Parte



Oscar José Márquez

De la Campaña del año 1818 podríamos afirmar que por primera vez el ejército patriota o republicano, planifica y ejecuta una operación en gran escala con el fin de combatir, destruir, neutralizar y derrotar al Ejército español o realista al mando del general Pablo Morillo para así alcanzar la ansiada Independencia.


Para finales del año 1817 y principios del año 1818 el teatro de la guerra entre realistas y patriotas comprendía el virreinato de Santa Fe (hoy la República de Colombia) y la Capitanía General de Venezuela (hoy República Bolivariana de Venezuela) y Pablo Morillo con su “ejército expedicionario de Costa Firme” tenía el control de esos extensos territorios a excepción de los llanos de Casanare, Arauca, Apure y el Bajo Orinoco, donde se refugiaban los patriotas.


El ejército expedicionario de Costa Firme al mando del general Pablo Morillo, llegaron a estos territorios organizados en regimientos de infantería integrados en tres batallones cada uno, y la caballería formada por dos o tres escuadrones y en escuadrones de artillería, su experiencia en la Nueva Granada y en Venezuela, forzaron a los españoles a cambiar su sistema de organización y esta vino a ser muy análoga, al de los patriotas y republicanos.


La infantería tenía como unidad táctica superior el batallón de seis compañías, de las cuales cuatro eran de fusileros, una de cazadores y otra de granaderos, con fuerza que variaba de 40 a 100 hombres cada una y tenía por formación normal la de tres filas.


Los batallones patriotas se agrupaban en brigadas y divisiones que sólo se diferenciaban en la jerarquía del jefe, de suerte que al ascender de un general de brigada su fuerza recibía el nombre de división; entre los republicanos una brigada o división se componía de dos batallones, como máximo tres, siendo hasta hoy desconocida en absoluto la esencia misma de la estructura que se llama división, la cual conservaban mejor los españoles al integrar siempre las suyas con infantería, caballería y artillería.


La caballería entre patriotas y realistas se organizaban en escuadrones de 80 a 100 hombres, los españoles los agregaban sueltos o en regimientos a sus divisiones o en columnas de operaciones y los patriotas los agrupaban en brigadas o divisiones de 400 a 500 hombres y formaban a su vez divisiones de caballería con dos brigadas.


Referente a la artillería se agrupaban en compañías denominadas escuadrones volantes, si los hombres estaban montados manejando piezas ligeras se les denominaba volantes o de batalla que poco se diferenciaban.


En cuanto al armamento que usaba la infantería era el fusil de hispa o de piedra llamado popularmente chopo o canillón, con un alcance de 200 metros, con balas de a 19 en libra. El fusil de carga en once tiempos, con variantes de tamaño para la infantería de línea, cazadores, dragones, y carabineros, arma suficientes para el clima tropical sobre todo en épocas de lluvia, lo que explica porque, casi nunca el fuego de la fusilería decidió la lucha, las flechas, lanzas y la caballería eran las que desempeñaban la acción decisiva en las diferentes acciones , en especial la lanza, la cuchara.


La línea fronteriza entre ambos contendores, o su frente bélico, estaba sobre extendido con una longitud que excede de los 09 grados geográficos cuyo trayecto lo marcan, el Apure, a través de una línea sinuosa que se extiende de las Bocas del citado río hacia el Noreste, en busca del Golfo y Península de Paria; sin embargo tan sólo de Puerto Nutrias a Chaguaramas se extiende lo que realmente es el frente de operaciones con una longitud para esa época de setenta leguas,(1) hoy 390 kilómetros en los extremos de esta extensa frontera no faltaban los encuentros y acciones aisladas que sólo de un modo secundario se compenetran con las operaciones de los ejércitos principales.

(1) Legua común o legua de castilla equivale a 5,572 699 mts.

(Continuara…)


Bibliografía
Oscar José Márquez. La Toma de las Flecheras. Caracas: IMARLI, CA. 2004, 300 Págs.

Labels: , , ,

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home