Sunday, October 17, 2010

¡Presidente Chávez, más antipatriota es usted!


1865 - P.Hass Litografia 0,53 x 0, 43

Tomado de:

http://www.eluniversal.com/2010/10/17/opi_art_presidente-chavez,_17A4615971.shtml

FERNANDO OCHOA ANTICH | EL UNIVERSAL

Domingo 17 de octubre de 2010 10:30 PM

Hugo Chávez no se cansa de ofender la dignidad de los venezolanos. No entiende que pensar diferente no significa que usted no ame profundamente a Venezuela. Para colmo, no sólo insulta a los venezolanos de esta generación al llamarnos apátridas, sino que se dedica a falsificar la historia para denigrar de nuestros antepasados. Su pequeñez de espíritu no le permite entender que cada generación enfrenta circunstancias históricas diferentes y que, en cada una de ellas, hay hombres y mujeres patriotas. Sus ataques tienen un solo objetivo: convencer a sus cada vez menos seguidores que nuestra historia está plagada de traidores y que solo existen dos grandes hombres: Simón Bolívar y Hugo Chávez. Está equivocado. En nuestra historia hay muchas figuras que merecen respeto y admiración. Tratemos de profundizar en sus planteamientos para demostrar sus mentiras.



José Antonio Páez ha sido una de las figuras más atacadas por la prédica disolvente de Hugo Chávez. Olvida lo que significó su figura para el triunfo de las armas patriotas durante la guerra de independencia. No es fácil valorar su actuación ni la del Libertador en los complejos momentos de la disolución de la Gran Colombia. No es posible que una persona con un mínimo nivel cultural, pueda concluir simplonamente que el rechazo a la figura de Bolívar, que surgió en esos turbulentos días, se originó exclusivamente en la traición de algunos jefes militares. Eso no es verdad. La disolución de la Gran Colombia tuvo profundas causas económicas y sociales que hicieron ingobernable un amplio territorio sin vías de comunicación y en medio de una profunda anarquía. La verdad, la única verdad, es que José Antonio Páez solo representó el generalizado sentimiento de nuestro pueblo de lograr su independencia del gobierno de Bogotá.



Otro de los aspectos de nuestra historia que Hugo Chávez utiliza a su antojo, es el supuesto entreguismo que hizo la República Civil (1958-1998) de nuestra riqueza petrolera a los intereses imperiales de Estados Unidos. Esta acusación es absolutamente falsa. Si algo caracterizó a los gobiernos democráticos fue su coherente política de nacionalismo petrolero. No es posible admirar a Juan Pablo Pérez Alfonzo, como cínicamente hace Hugo Chávez, sin reconocerle méritos a Rómulo Betancourt. Sin su respaldo político era imposible que su ministro de Minas estableciera la política de no concesiones y creara la OPEP. Tampoco se puede olvidar que fue Carlos Andrés Pérez quien nacionalizó el petróleo y el hierro. Además creó aquella política tan antiimperialista que se conoció como la alianza Sur-Sur en defensa de los países subdesarrollados. La apertura petrolera fue una necesidad y de ninguna manera una claudicación de estas ideas.



No creo que la política exterior de la mal llamada Revolución Bolivariana, pueda presentar una página igual de nacionalismo que la República Civil. Veamos. Si analizamos tres aspectos, muy cacareados por Hugo Chávez, nos daremos cuenta claramente de la entrega que se hace de nuestra soberanía. La alianza con Cuba: es imposible justificar la presencia de funcionarios cubanos en aspectos fundamentales del funcionamiento del Estado: la Fuerza Armada, las notarías, las aduanas, la identificación, y pare usted de contar. La cercanía petrolera con China: nunca Venezuela, ni siquiera en los tiempos de Juan Vicente Gómez, vendió petróleo a futuro a precios actuales. De Rusia para qué hablar: lo único que se ha hecho es comprar armamento a elevadísimos precios. Lo más doloroso para los venezolanos, es que esa política exterior no valora la explotación criminal que esos gobiernos realizan a sus pueblos. Una verdadera vergüenza.



fochoaantich@hotmail.com

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home