Monday, June 4, 2012

PÁEZ Y LA FORMACIÓN DEL ESTADO VENEZOLANO Parte IV


1846-El General José Antonio Páez. Por su sobrino  Ramón Paez  (0, 185 x 0, 115)  

Este ensayo es obra del profesor Carlos Alarico Gómez, Ph. D en historia y magister en periodismo. Para facilitar su lectura y comprensión, ha sido presentado en cuatro entregas. Esta es la última de ellas. NOTA: El autor regalará su biografía de Páez a las 20 primeras personas que envíen su opinión sobre este ensayo.

Parte IV y última: LA GUERRA FEDERAL
El 24 de mayo de 1850 Páez fue expulsado del país desde Cumaná, donde se embarcó en el buque Libertador que lo condujo a Nueva York. Durante su exilio, en Venezuela se produjo el período de dominación de José Tadeo Monagas, que abarcó un lapso de 11 años, que va desde 1847 hasta 1858. Esa etapa se caracterizó por un marcado nepotismo, lo que creó una especie de dinastía entre los hermanos Monagas, apoyados por sus cuñados, hijos y amigos de su círculo más cercano.

Su derrocamiento es el producto de una alianza entre liberales y conservadores, que no aceptan el cambio de la Constitución debido a que representaba tan solo un medio para mantenerse en el poder de manera indefinida. Sin embargo las contradicciones entre ambos partidos y la falta de liderazgo de Julián Castro –el nuevo hombre fuerte-  provocan una crisis internacional debido a la interpretación del Protocolo Urrutia, lo cual se soluciona gracias a la intervención efectiva de Carlos Soublette, que había regresado del exilio. Un aspecto positivo de ese cambio fue la convocatoria para una constituyente, lo que dio origen a la Convención de Valencia, la cual decretó la vigencia de la Constitución de 1830, mientras sancionaba una nueva y designó a Julián Castro presidente de la República. Otro aspecto importante lo constituyó la política de “olvido del pasado”, que buscaba la unión del país. En consecuencia, volvieron los exiliados y fueron liberados la mayoría de los presos políticos.

El 31 de diciembre de 1858 quedó sancionada la nueva Constitución y ese mismo día el presidente Castro le puso el ejecútese. La nueva Carta Magna instauró el voto universal y directo (varones alfabetos) y fortaleció el poder municipal, pero mantuvo la pena de muerte y la restricción de la libertad de prensa. Castro estuvo frente a los destinos del país entre el 15 de marzo de 1858 y el 1 de agosto de 1859.
Guerra Federal

El 20 de febrero de 1859 Tirso Salaverría dio su famoso grito de Federación en Coro, mientras Juan Crisóstomo Falcón en Saint Thomas y Ezequiel Zamora en Curazao coordinaban las actividades revolucionarias. Tan pronto se produjo el alzamiento, Zamora descendió en La Vela de Coro el 23 de febrero, asumiendo la dirección de la guerra con el cargo de jefe de operaciones de occidente y proclamando a Falcón como jefe supremo de la Revolución Federal. A partir de entonces, se desplaza victorioso por el área, aun cuando León de Febres Cordero es enviado a hacerle frente obligándolo a huir hacia el sur, a pesar de lo cual vence en El Palito, San Felipe y Araure. En Caracas, el Gobierno se tambalea y el gabinete renuncia en pleno, siendo designados Rafael Arvelo, Pedro Casas y Carlos Soublette, para dirigir los despachos de Interiores, Exteriores y Guerra y Marina, respectivamente. Los liberales se mueven con toda rapidez en la capital, organizando una manifestación en la que se daban vivas a la Federación. En ese estado de cosas, la guarnición de Caracas repelió la manifestación con particular ensañamiento, produciendo bajas entre la población civil.

El general en jefe José Antonio Páez había regresado al país el 18 de diciembre de 1858 y asumió la jefatura del ejército, aunque casi en seguida  entró en conflicto con Castro y renunció al cargo. No había cohesión en el alto Gobierno. Los rebeldes, en cambio, día tras día aumentaban sus simpatías entre los venezolanos. Por oriente, Juan Sotillo asume la dirección de las tropas federales, hasta el regreso al país del general José Tadeo Monagas.

Mientras tanto, Julián Castro toma la extraña decisión de simularse enfermo y entrega el poder al vicepresidente Manuel Felipe de Tovar, en una táctica que aparentemente llevaba la meta de averiguar quiénes eran sus verdaderos amigos en el Gobierno. Tovar intenta que Castro retome sus responsabilidades y en vista de su negativa decide nombrar gabinete, pues cree que la decisión del presidente es definitiva. Existe una situación de caos extremo. Se necesita que alguien gobierne y Castro, aparentemente, no lo quiere hacer. Sin embargo, una vez que Tovar comienza a actuar, se encuentra con la sorpresa de que Castro regresa una noche, en ropa militar, reasumiendo el Poder Ejecutivo sin previo aviso. La decisión causa una grave crisis en su propio régimen. Tovar había formado un Gobierno de tipo conservador, que al regresar Castro es destituido constituyéndose otro de corte liberal-federalista.

Ante tal realidad, se produce una reacción y se concreta un golpe de Estado el 1 de agosto de 1859, con el consiguiente arresto y juicio político de Castro (abril-julio de 1860). Pedro Gual asume la Presidencia interinamente, mientras Tovar regresa a Caracas, lo que ocurre días después, pero el suceso genera una terrible situación de violencia y confusión que va a ser conocido en la historia como “La san pablera”, debido a que en las cuatro horas que duró la lucha, entre El Calvario y la Plaza de San Pablo, la gente no sabía quién defendía a quién. El golpe contra Castro lo dirigió el comandante de Armas de Caracas Manuel Vicente de Las Casas, en tanto que el general Pedro Vicente Aguado intentaba reponerlo en el poder y eso produjo una violencia de tal magnitud en la capital, que nadie sabía a quién estaba defendiendo. Fue un hecho de confusión extrema.

El nuevo presidente es Manuel Felipe de Tovar, el cual ejerce como encargado en el lapso agosto 1859-abril de 1860 y el 12 de abril de ese año asume como presidente constitucional, electo en la primera votación universal que hubo en el país, aun cuando era solo de varones. Sin embargo, su Gobierno se desarrolla en el medio de grandes contradicciones y de una violencia casi imposible de ser detenida, que culmina en un proceso contra Castro, que fue juzgado y sentenciado como traidor a la patria, aunque Tovar lo perdona y lo expulsa del país.

Tercera Presidencia
No obstante, dada la crisis política, Manuel Felipe Tovar decide renunciar el 18 de mayo de 1861, después de haber ejercido la Presidencia durante un lapso de 13 meses. Lo sustituye Gual, quien tampoco puede hacer mucho ante la conspiración interna del coronel José Echezuría, quien logra darle un golpe de Estado el 29 de agosto de 1861, imponiendo a Páez en la Presidencia. “El Catire” reasumió el poder por tercera y última vez, con el fin de buscar una solución que le permitiera ayudar a su país a salir de la violencia.

Su llegada a la jefatura del Estado trajo nuevas esperanzas a un país ensangrentado, empobrecido y deseoso de recuperar la alegría de vivir, pero una vez más sus esperanzas se vieron frustradas, ya que la situación era prácticamente irreversible.

En efecto, el movimiento que se presentó en Coro el 20 de febrero de 1859 dio origen a la Guerra Federal. Cuando Páez aceptó la dictadura Venezuela estaba en un profundo caos, que le costó la vida a unas 200 mil personas, de acuerdo al investigador Landaeta Rosales en su obra Anuario Estadístico (1891), citado en el Diccionario de Historia de Venezuela (2000). Para comprender el inmenso drama ocurrido en ese período, es necesario recordar que para la época en que comenzó la guerra había un total de 1.800.000 habitantes. Es decir, un 10% de la población perdió la vida y la gran mayoría vivió en un tiempo de angustias, de necesidades básicas, de indignidad. Landaeta (Ibid) estima que durante el período de la Guerra Federal (1859-1863) se produjeron 327 batallas y unas 2.467 acciones guerrilleras. Sin duda, cabe preguntarse: ¿Por qué la caída de Monagas, en lugar de traer la paz y la armonía que se estaba buscando, provoca en cambio una guerra civil de tan graves proporciones? La respuesta a esta pregunta no es fácil.

Páez trató de buscar una solución y en ese sentido se reunió con Falcón el 8 de diciembre de 1861 en el Campo de Carabobo, apenas tres meses después de haber asumido el mando. A la reunión asistió el joven Eduardo Blanco, en calidad de asistente del mariscal Falcón. Mientras los dos líderes hablaban Falcón le pidió a Páez que le comentara la batalla de Carabobo, a lo que Páez accedió gustoso, pero en la medida en que fue narrando los hechos ocurridos el 24 de junio de 1821 los presentes se emocionaron, especialmente los más jóvenes, lo que motivó a Falcón a volverse hacia donde estaba Blanco al que le dijo:

-Oye, hijo, oye, al propio Aquiles contando sus proezas.
La causa principal que llevó a Páez a establecer ese diálogo con el líder de la Federación fue la precaria situación política, militar y económica que estaba viviendo el país. En lo político el partido Conservador estaba seriamente dividido y sus principales líderes encabezaban fracciones antagónicas. En lo económico existía una gran inestabilidad y no había recursos económicos suficientes para el mantenimiento de un presupuesto equilibrado. En lo militar la situación era aún más grave, debido a la inexistencia de unidad de criterio.

Páez trataba de hacer lo humanamente posible para mantener al país con dignidad, pero cada vez era más difícil lograrlo. No era posible el sostenimiento de un ejército medianamente eficaz. Páez buscó un empréstito en Inglaterra, pero esa acción en lugar de ayudarlo terminó desacreditando al régimen, pues sus enemigos fueron muy hábiles haciendo circular rumores insanos. Por tanto, decidió negociar. El 23 de abril de 1863 los miembros del Gobierno del general José Antonio Páez, encabezados por el periodista Pedro José Rojas; y los federalistas del general Juan Crisóstomo Falcón, representados por Antonio Guzmán Blanco se reunieron en una hacienda de Coche propiedad de Juan Bautista Madrid para negociar un Tratado. Ambos bandos buscaban darle término a la Guerra Federal. El Tratado de Coche fue firmado y Páez resignó el mando ante la Asamblea reunida en La Victoria el 15 de junio de 1863 y abandonó el país el 13 de agosto siguiente.

Muerte y repatriación de sus restos
El 6 de mayo de 1873 murió en Nueva York y antes de ser sepultado en el Marble Cemettery de Manhattan fue embalsamado por el médico cubano Federico Gálvez. Quince años más tarde llegó a Nueva York una comisión enviada por el presidente de Venezuela Hermógenes López a buscar los restos de Páez, la cual estaba integrada por Ramón Páez, Jacinto Regino Pachano y Antonio María Soteldo. El presidente Grover Cleveland aceptó repatriar los restos del héroe venezolano y a tal efecto designó a los generales Philip Sheridan, William Sherman y Daniel Sickles para que le rindieran los honores correspondientes. Sikles fue el comandante del III Cuerpo del ejército de la Unión que luchó en Gettysburg bajo las órdenes del general George Gordon Meade, vencedor del general sureño Robert Lee. El resultado le dio la victoria definitiva al Gobierno de Abraham Lincoln en la terrible guerra de secesión norteamericana (1861-1865). Fue a él a quien le correspondió el honor de dirigir el desfile militar que se efectuó el 24 de marzo de 1888 por la quinta avenida de Nueva York, conduciendo marcialmente el féretro hasta el muelle ubicado en la calle 26, donde fue embarcado en el buque de guerra Pensacola, rumbo a La Guaira.

Los restos de Páez llegaron a las costas venezolanas el 17 de abril y fueron recibidos por una comitiva integrada por Henrique Boulton, Arístides Rojas y Carlos Yanes, en representación del presidente de Venezuela. Dos días después se ofició en su honor una misa en la Catedral de Caracas, que culminó con su traslado al Panteón Nacional donde se le dio cristiana sepultura.

Centenario de su muerte
En 1973, al cumplirse el primer centenario de su muerte, el presidente Rafael Caldera ordenó la colocación de un mausoleo en el lugar donde reposaban los restos del héroe. El monumento era una donación de Manuel Vicente Rodríguez Llamozas, descendiente directo de María del Rosario Páez de Llamozas (Mayota), hija del prócer con Dominga Ortiz. El encargado de dirigir el trabajo fue Marcos París del Gallego, director del Ceremonial de la Presidencia de la República. Al abrir la fosa se produjo un hecho insólito. Debajo de la losa estaba el cuerpo intacto del triunfador de Las Queseras. Los presentes se quedaron atónitos viéndolo tal cual era en vida. El estupor creció cuando el pelo gris y lacio del llanero se movió ligeramente con la brisa que penetró por la puerta abierta del Panteón. Un mechón de su cabellera cayó sobre su frente amplia y generosa. Su mano derecha descansaba sobre su corazón, mientras que el izquierdo estaba extendido a lo largo de su cuerpo. Su paltó levita le daba aspecto de gobernante a punto de dictar órdenes trascendentes, como las miles que emitió durante su vida. Parecía que el tiempo se hubiera detenido.   

Hay seres cuya ejecutoria trasciende su tránsito vital, que nacen para ser inmortales, seres que suman a su creatividad y poder de decisión un halo que les permite vencer limitaciones inmensas. Esos seres nacen para la gloria, para la leyenda, para la historia. José Antonio Páez, “El Catire”,
“El Centauro de los Llanos” fue uno de esos seres.


Como citar este artículo

How to cit this article
Carlos Alarico Gómez. Páez y la Formación del Estado Venezolano.  Parte I: Páez: el origen de un mito. Entrada.
Entrada del 04 de Junio  de  de 2012, Consultado el xx/xx/ 2012 URL 

FUENTES CONSULTADAS:
Bruni Celli, Blas (1973). Discurso de orden. Centenario de la muerte del general Páez. Caracas: Boletín de la ANH Nº 221, Tomo LVI.

Castillo, Rafael (1984). José Tadeo Monagas. Auge y consolidación de un caudillo. Caracas: Monte Ávila Editores.

Díaz Sánchez, Ramón (1969). Guzmán. Madrid: Editorial Mediterráneo.

Diccionario de Historia de Venezuela (2000).

García Ponce, Antonio (1982). Panorámica de un Período Crucial en la Historia de Venezuela. Caracas: Ucab.  

Gómez, Carlos Alarico (1996). José Antonio Páez. Caracas: Panapo.

Gómez, Carlos Alarico (2006). Monagas. Caracas: Edit. El Nacional.

Landaeta Rosales, Manuel (1890/1963). Gran Recopilación Geográfica, Estadística e Histórica. Caracas: BCV (Reed.).

Landaeta Rosales, Manuel (1891). Anuario Estadístico. Caracas: BCV.

Páez, José Antonio (1863/1981). Autobiografía. Caracas: Pdvsa (Reed.) 

Polanco, Tomás (2000). Páez. Caracas: Cemex.

Rodríguez, Manuel Alfredo (1973). La Estadística en la Historia de Venezuela. Caracas: ANH.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home