Wednesday, April 3, 2013

Hace 194 años José Antonio Páez venció en Las Queseras del Medio

http://www.kikiriki.org.ve/hace-194-anos-jose-antonio-paez-vencio-en-las-queseras-del-medio/


Tomado de:

Por
– Posted on 2 abril, 2013Publicado en: Nacionales, Noticias
Fuente Original: Rafael

El 2 de abril de 1819 el general José Antonio Páez y 152 de sus hombres mostraron la pasta de la que estaban hechos los soldados venezolanos en un lugar conocido como Las Queseras del Medio.

España, en 1815, una vez liberada de Napoleón Bonaparte, decidió enviar a Venezuela una flota con cerca de 20 mil hombres al mando de uno de sus generales más connotados, Pablo Morillo, a quien dieron el nombre de El Pacificador.

Simón Bolívar, Juan Bautista Arismendi, Santiago Mariño, Manuel Piar, Gregorio Mac Gregor y muchos otros se vieron en la necesidad de oponerle resistencia, hasta conquistar Guayana, creando un cuartel general con muchos recursos para hacer frente a las tropas españolas.

A la par de estos jefes patriotas estaba un caudillo llanero: José Antonio Páez, quien con su genio militar y sus precariedades logísticas mantenía el dominio de una gran porción de territorio.

LAS QUESERAS DEL MEDIO
En enero de 1819 Simón Bolívar, quien había estado gran parte del año anterior en los llanos con el ejército de Páez, decidió partir de regreso a Angostura para encargarse de la formación del congreso constituyente, encargado de dar a la nación una nueva estructura política y otra constitución.

Había dejado instrucciones para que el ejército, al mando del caudillo llanero, obrara a discreción, por lo cual éste, al verse frente al enemigo inició una campaña de marchas y contramarchas para confundirlos. Fue así como pidió y logró que los habitantes de San Fernando redujeran sus casas a cenizas para evitar que pudieran los españoles establecer en la población su cuartel general.

El ejército de Morillo atravesó el río Apure, por lo que Páez prefirió evadir un enfrentamiento, dada la superioridad de los españoles. Sin embargo no dejó de molestarlos. Una noche tomó cuatro caballos salvajes, les ató a las colas unos cueros secos y los envió a todo galope hacia las filas contrarias, creando el caos en las filas enemigas.

En esta guerra de guerrillas se mantuvo hasta finales de marzo cuando regresó Bolívar, quien decidió a atacar en La Gamarra, siendo derrotado por Juan Pereira y Narciso López. Bolívar reunió a sus oficiales y fue convencido de la necesidad de evitar un enfrentamiento frontal contra las tropas de Morillo, por cuanto una derrota sería la ruina de Guayana y de la nueva república que se estaba formando.

Optó por cruzar el río Arauca y ambos ejércitos se colocaron en ambas riberas. Páez propuso vadear las aguas para colocarse al frente del enemigo y atraerlo hacia un lugar donde estaría emboscada la infantería para acabar con parte del enemigo.

Páez escogió a 150 de sus mejores hombres, quienes cruzaron el río sobre sus caballos y fueron a hostigar las tropas de Morillo. Él describió los hechos años más tarde de esta manera:

“Accedió Bolívar a mis deseos, e inmediatamente con 150 hombres crucé el río y a galope nos dirigimos al campamento de Morillo… Y nosotros le fuimos entreteniendo con frecuentes cargas y retiradas hasta llevarlo frente al punto que habíamos señalado para la emboscada. Al llegar a él rompió el fuego contra los realistas una compañía de cazadores que estaba allí apostada, pero no toda la fuerza que yo suponía emboscada, según había convenido con Bolívar antes de separarnos.

Continúa narrando Páez en su autobiografía que se vio en una situación comprometida debido a que los enemigos lo acorralaban por los costados y le disparaban copiosamente con fusiles y artillería. Fue en ese momento “… cuando el valeroso comandante realista Don Narciso López me brindó la oportunidad de pasar con alguna ventaja a la ofensiva. Fue el caso que López se adelantó a la infantería con el escuadrón de carabineros que mandaba; en el acto dispuse que el comandante Rondón, uno de aquellos jefes en quienes el valor era costumbre, con veinte hombres le cargara a viva lanza y se retirase sin pérdida de tiempo, antes que lo cercaran los dos trozos de caballería enemiga, que yo deseaba formasen una sola masa para entonces revolver nosotros y atacarla de firme. Cargó Rondón con la rapidez del rayo y López imprudentemente echó pie a tierra con sus carabineros. Rondón le mató alguna gente y pudo efectuar su retirada sin que lograsen cercarlo. Al ver que las dos secciones de caballería no formaban más que una sola masa, para cuyo objeto había ordenado el movimiento a Rondón, mandé a mi gente volver riendas y acometer con el brío y coraje con que sabían hacerlo en los momentos desesperados (…)

Cuando vi a Rondón recoger tantos laureles en el campo de batalla, no pude menos que exclamar: Bravo, bravísimo, comandante. –General, me contestó el… así se baten los hijos del Alto Llano. (…)
La caballería enemiga se puso en fuga; la infantería se salvó echándose sobre el bosque y la artillería dejó sus piezas en el campo, lo cual no pudimos ver por la oscuridad de la noche. Finalmente, mucho antes de amanecer se puso Morillo en marcha de retirada para Achaguas…”.

Este había sido el acto de mayor valor presentado por los patriotas en esta gesta de independencia.
Be Sociable, Share!

Labels: , , ,

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home