Friday, July 13, 2012

El odio al general (II) (General José Antonio Páez)

http://www.laprensadeanzoategui.com/Articulo.aspx?s=20&aid=91214#Escena_1
1828-  General José Antonio Páez.  Acuarela sobre Cartulina Elaborada  Robert Ker Porter (0,51x 0,37)


Tomado de:

Simón Bolívar del mismo modo tenía mucha fe en el general José Antonio Páez

Carlos Ferrer
 - 11/07/2012
Como vimos en el artículo anterior sobran las razones para afirmar que sin Páez difícilmente se habría logrado dominar al Mariscal Pablo Morillo y a su grupo élite de soldados veteranos de las guerras europeas, gracias a sus importantes triunfos en los campos de batalla. La nobleza del "taita" y sus buenas relaciones con el Libertador fueron la base del éxito obtenido. 

Páez, prócer heroico de nuestra nacionalidad, fundador de la República, dejó evidencias en su autobiografía de sus sentimientos hacia Bolívar y lo propio hizo este respecto al llanero, como veremos en lo que sigue. Una vez finalizada la Guerra de Independencia, el General Páez fue designado Jefe Civil y militar de Venezuela y durante su desempeño tuvo que soportar la incómoda separación de Venezuela de la Gran Colombia. 

En 1829, una asamblea realizada en Caracas, en el templo de San Francisco, tomó mayoritariamente esa decisión. Luego el 6 de mayo de 1830, en un Congreso reunido en Valencia, se hizo efectiva la resolución de Caracas. En 1825, durante una corrida de toros, en viaje de Caracas a Valencia, Páez cae y es embestido por el animal, quedando muy lesionado; Bolívar al saber la noticia le escribe: "…Por Dios, mi querido general, cuídese usted, cuídese. La salud de usted interesa  a sus amigos, a Venezuela y a mí…". Otra demostración de aprecio expresada por Bolívar durante la Cosiata (movimiento que llevó a Venezuela a separarse de la gran Colombia) se dio en agosto de 1826, cuando le expresa a Páez: "…Yo creo que bien pronto no tendremos más que cenizas de lo que hemos hecho…". "Algunos de los del Congreso han pretendido destruir a sus libertadores…". "A mi juicio, la ruina de Colombia está consumada desde el día en que usted fue llamado por el Congreso". 

La intención del Congreso era el enjuiciamiento de Páez y su probable ejecución. Recordando, el movimiento llamado la Cosiata (cosa sin importancia), iniciado en Valencia en 1826, exigía la revisión de la Constitución de Cúcuta y la ruptura de Venezuela con sus autoridades, pero manteniendo la autoridad de Bolívar. Malestar había causado además el traslado de la capital desde Angostura (Ciudad Bolívar) a Bogotá y que el vicepresidente fuera Santander. Antes, en 1824 el Congreso había solicitado a Páez reclutar 50 mil hombres para organizar un ejército contra una presunta invasión española. 

Al no conseguir voluntarios el Centauro utilizó la fuerza para reclutarlos, lo cual fue considerado por el Consejo de Caracas como abuso de autoridad. Llamado de Bogotá para responder por su actitud, se negó y entregó el mando a su acusador Juan de Escalona. Bolívar apoyó a Páez, como se menciona arriba. Hubo manifestaciones populares para que "el taita" fuera reincorporado en su cargo, lo cual obligó a la municipalidad valenciana a cumplir esa solicitud del pueblo y el Concejo caraqueño, que lo acusó, también se retractó.

Así, en mayo de 1826, Páez prestó juramento, "Por Dios y los Santos Evangelios", ante el Gobernador Peñalver. Los caraqueños, apoteósicamente, recibieron a Páez, quien en su discurso dijo: "El Libertador Presidente será nuestro árbitro y mediador, y no será sordo a los clamores de sus compatriotas". Dijo también, dirigiéndose al Libertador, luego de su regreso al poder: "Véngase usted a ser el piloto de nuestra nave"… "Condúzcala a puerto seguro". Como se puede apreciar en sus palabras, la figura de Bolívar siempre estuvo presente como fuente de inspiración, sin egoísmos, en el corazón del llanero; Bolívar del mismo modo tenía fe en Páez.

 En síntesis, el movimiento o revolución de la Cosiata rechazaba a Santander, quien por cierto sería acusado más adelante, en septiembre de 1828, de ser el autor intelectual del atentado contra Bolívar que casi le cuesta la vida y que gracias a la ayuda de su amante Manuelita Sáenz, salió airoso. Otra razón del rechazo fue la escasa representación venezolana en el congreso cucuteño y como antes se dijo no se aceptaba el cambio de la capital. Por cierto Quito (Ecuador) tampoco aceptó integrarse a la Gran Colombia.  





Labels: , , ,

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home